21.09.2021 - University of Oxford

Los cambios en las pautas de consumo de alcohol en China podrían provocar un importante aumento de las enfermedades hepáticas

Según una nueva investigación dirigida por el NDPH, los chinos que beben alcohol con regularidad tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar enfermedades hepáticas graves. Los resultados se publican hoy en BMC Medicine.

Las enfermedades hepáticas son un importante problema de salud a nivel mundial, ya que causan más de dos millones de muertes al año. China está especialmente afectada, ya que representa más de la mitad de los casos de cáncer de hígado y de las muertes en todo el mundo. Esto se debe principalmente a que la población china tiene una alta prevalencia de infección crónica por el virus de la hepatitis B (VHB), que ataca al hígado y causa inflamación. A pesar de que China introdujo la vacunación universal contra el VHB para los recién nacidos en la década de 1990, existe la preocupación de que el rápido desarrollo económico pueda hacer que las enfermedades hepáticas sean aún más frecuentes en China, a medida que los ciudadanos cambian a estilos de vida con mayor consumo de alcohol.

Se sabe que el consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de enfermedades hepáticas, ya que provoca cambios en el metabolismo de los lípidos (lo que da lugar a un "hígado graso"), inflamación (hepatitis) y cicatrización (cirrosis) en el hígado. Sin embargo, hasta ahora la mayoría de los estudios sobre estos efectos se han llevado a cabo en poblaciones occidentales, con pocas pruebas sobre si los riesgos son los mismos para las poblaciones chinas, donde los patrones de consumo y la capacidad de las personas para metabolizar el alcohol son diferentes.

Tradicionalmente, el consumo regular de alcohol no ha estado muy extendido en China, en parte porque muchos chinos tienen una baja tolerancia al alcohol. Esto se debe a una mutación genética en una enzima desintoxicante del alcohol (aldehído deshidrogenasa 2, ALDH2) que provoca una desagradable respuesta de "enrojecimiento" y mareos después de una pequeña cantidad de alcohol. Potencialmente, esto puede hacer que las poblaciones chinas sean más vulnerables a los efectos nocivos del alcohol en el hígado.

Para investigar la relación entre el consumo de alcohol y las enfermedades hepáticas en China, los investigadores del NDPH utilizaron datos del estudio China Kadoorie Biobank (CKB). Casi medio millón de participantes sanos rellenaron cuestionarios detallados sobre sus pautas de consumo de alcohol, y luego se les hizo un seguimiento durante una media de diez años mediante la vinculación con los registros del seguro médico y los registros de defunción. Los investigadores ajustaron los datos para tener en cuenta otros factores que podrían afectar a la salud, como la edad, la región de residencia, la educación, los ingresos, el tabaquismo, la actividad física y el peso corporal.

Resultados clave:

En general, el 33% de los hombres y el 2% de las mujeres bebían alcohol con regularidad (es decir, al menos semanalmente). De los hombres que bebían con regularidad, el 70% consumía principalmente bebidas alcohólicas (al menos un 30% de alcohol en volumen).

Durante 10 años de seguimiento, el estudio registró 2.531 casos de cáncer de hígado; 2.040 casos de cirrosis hepática; 260 casos de enfermedad hepática alcohólica (ALD), y 1.262 casos de enfermedad hepática grasa no alcohólica (NAFLD).

En el caso de los hombres que bebían con regularidad, existían relaciones positivas significativas entre la cantidad que solían beber y su riesgo de padecer todas las enfermedades hepáticas. Cada aumento de 280 g de alcohol puro a la semana (que equivale aproximadamente a cuatro bebidas al día) se asoció con

- un aumento del 44% del riesgo de cáncer de hígado;

- un aumento del 83% del riesgo de cirrosis hepática;

- un riesgo doble de padecer ALD;

- un aumento del 71% del riesgo de padecer NAFLD;

- un 52% más de riesgo de todas las enfermedades hepáticas.

Los hombres que bebían alcohol fuera de las comidas tenían entre un 32 y un 60% más de riesgo de cáncer de hígado, cirrosis hepática y ALD, en comparación con los que sólo bebían durante las comidas. En ausencia de alimentos, el alcohol puede ser absorbido más rápidamente por el intestino, lo que provoca mayores concentraciones de alcohol en sangre y un mayor impacto en el hígado. Además, las participantes infectadas por el VHB tenían un riesgo significativamente mayor de padecer todas las enfermedades hepáticas, en todos los niveles de consumo de alcohol.

Dado que muy pocas de las mujeres chinas del estudio bebían alcohol con regularidad, el análisis principal se centró en los hombres. Sin embargo, en el caso de las mujeres que bebían regularmente, el riesgo de ALD era más de seis veces superior al de las que no bebían.

El Dr. Pek Kei (Becky) Im (NDPH), uno de los investigadores principales, declaró: "Nuestro estudio aporta nuevas e importantes pruebas de que, al igual que en los países occidentales, reducir los niveles de consumo de alcohol de la población en China es una estrategia preventiva clave para las enfermedades hepáticas. También hay que desaconsejar especialmente ciertos hábitos de consumo, como beber a diario y fuera de las comidas".

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Hechos, antecedentes, expedientes
  • alcohol
  • cáncer de hígado
  • China
  • medicina
  • hepatitis
  • hepatitis B
Más sobre University of Oxford