Las dietas estadounidenses tienen un largo camino por recorrer para alcanzar la equidad sanitaria

Un nuevo estudio revela que los estadounidenses comen mejor, pero persisten las disparidades en las comunidades marginadas

19.06.2024
computer generated picture

Imagen simbólica

La mala alimentación sigue pasando factura a los adultos estadounidenses. Es uno de los principales factores de riesgo de obesidad, diabetes de tipo 2, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, y más de un millón de estadounidenses mueren cada año por enfermedades relacionadas con la dieta, según la Food and Drug Administration. La mala alimentación y la inseguridad alimentaria también son costosas, ya que se calcula que suponen 1,1 billones de dólares en gastos sanitarios y pérdida de productividad. Estas cargas también contribuyen a importantes disparidades sanitarias en función de los ingresos, la educación, el código postal, la raza y la etnia.

Alonso Nichols/Tufts University

"Aunque en las dos últimas décadas hemos observado algunas modestas mejoras en la dieta de los estadounidenses, esas mejoras no están llegando a todos, y muchos estadounidenses comen peor", afirma Dariush Mozaffarian, cardiólogo y director del Food is Medicine Institute de la Friedman School of Nutrition Science and Policy de la Universidad Tufts.

En un estudio del Food is Medicine Institute de la Friedman School of Nutrition Science and Policy de la Universidad Tufts, publicado hoy en Annals of Internal Medicine, los investigadores descubrieron que la calidad de la dieta de los adultos estadounidenses mejoró ligeramente entre 1999 y 2020. Sin embargo, también constataron que el número de estadounidenses con una dieta de mala calidad sigue siendo obstinadamente alto. Más notablemente, las disparidades persisten y, en algunos casos, están empeorando.

"Aunque en las dos últimas décadas se han producido algunas mejoras modestas en la dieta de los estadounidenses, estas mejoras no están llegando a todos, y muchos de ellos comen peor", afirma Dariush Mozaffarian, cardiólogo y director del Food is Medicine Institute, y autor principal del estudio. "Nuestra nueva investigación muestra que la nación no puede alcanzar la equidad nutricional y sanitaria hasta que no abordemos las barreras a las que se enfrentan muchos estadounidenses a la hora de acceder y comer alimentos nutritivos."

En el estudio, los investigadores investigaron los datos de 10 ciclos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición entre 1999 y 2020, una encuesta representativa a nivel nacional que incluye repetidos recuerdos dietéticos de 24 horas, donde las personas informan todos los alimentos y bebidas consumidos durante el día anterior. El estudio analizó a 51.703 adultos que completaron al menos una encuesta válida de 24 horas, de los cuales el 72,6% realizó dos.

La calidad de la dieta se midió utilizando la puntuación de la dieta de la Asociación Americana del Corazón, una medida validada de una dieta sana que incluye componentes como frutas, verduras, legumbres y frutos secos, cereales integrales, bebidas azucaradas y carne procesada. Los investigadores descubrieron que la proporción de adultos con una dieta de mala calidad disminuyó del 48,8% al 36,7% durante estas dos décadas, mientras que la de aquellos con una dieta de calidad intermedia aumentó del 50,6% al 61,1%. También observaron que la proporción de adultos con una dieta ideal mejoró, pero siguió siendo muy baja, del 0,66% al 1,58%.

Cambios específicos contribuyeron a estas tendencias, como el mayor consumo de frutos secos/semillas, cereales integrales, carne de ave, queso y huevos. Los investigadores también constataron un menor consumo de cereales refinados, bebidas con azúcar añadido, zumos de fruta y leche. La ingesta total de frutas y verduras, pescado/marisco, carne procesada, potasio y sodio se mantuvo relativamente estable.

Cuando el análisis se centró en subgrupos clave, los investigadores descubrieron que estas mejoras no eran universales. Las mejoras en la calidad de la dieta fueron mayores entre los adultos jóvenes, las mujeres, los adultos hispanos y las personas con mayores niveles de educación, ingresos, seguridad alimentaria y acceso a un seguro médico privado. Fueron menores entre los adultos mayores, los hombres, los adultos negros y las personas con menor nivel educativo, menos ingresos, inseguridad alimentaria o sin seguro médico privado. Por ejemplo, la proporción de adultos con una dieta de mala calidad disminuyó del 51,8% al 47,3% entre las personas con ingresos más bajos, del 50,0% al 43,0% entre las personas con ingresos medios, y del 45,7% al 29,9% entre las personas con ingresos más altos.

"Aunque es alentador ver algunas mejoras, especialmente un menor consumo de azúcar añadido y bebidas de frutas, todavía tenemos un largo camino por recorrer, especialmente para las personas de comunidades y entornos marginados", añade el primer autor Junxiu Liu, becario postdoctoral en la Escuela Friedman en el momento del estudio, ahora profesor asistente en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

"Nos enfrentamos a una crisis nutricional nacional, con tasas de obesidad y diabetes de tipo 2 en continuo ascenso", afirma Mozaffarian. "Estas enfermedades afectan a todos los estadounidenses, pero especialmente a los más vulnerables desde el punto de vista socioeconómico y geográfico. Debemos abordar la seguridad nutricional y otros determinantes sociales de la salud, como la vivienda, el transporte, los salarios justos y el racismo estructural, para hacer frente a los costes humanos y económicos de las dietas deficientes."

Cita: Esta investigación ha sido financiada por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Institutos Nacionales de la Salud con el premio R01HL115189. La información completa sobre autores, metodología, financiadores y conflictos de intereses figura en el artículo publicado.

Descargo de responsabilidad: El contenido es responsabilidad exclusiva de los autores y no representa necesariamente la opinión oficial de los financiadores.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Publicación original

Más noticias del departamento ciencias

Noticias más leídas

Más noticias de nuestros otros portales

Vis-à-Vis con UV/VIS