10.08.2022 - dpa Deutsche Presseagentur GmbH

Un estudio muestra el impacto medioambiental de más de 57.000 alimentos

Si quieres hacer algo bueno por el medio ambiente al comprar alimentos, debes evitar la carne, el pescado y el queso y, en su lugar, elegir frutas, verduras y pan. Este es el resultado de un estudio británico que evaluó el impacto medioambiental de más de 57.000 productos disponibles en los supermercados, incluidos muchos alimentos procesados. Como también informan los autores en las "Actas" de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ("PNAS"), muchos productos nutritivos tienen un bajo impacto ambiental.

Los temas del clima y el medio ambiente son importantes o muy importantes para el 84% de los alemanes cuando se trata de la nutrición. Así lo recoge el actual informe sobre nutrición del Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura. Al mismo tiempo, el 27% se siente menos o nada informado sobre las conexiones pertinentes.

De hecho, bastantes consumidores parecen sentirse abrumados cuando se trata de tomar decisiones para una dieta ecológica. Además, los productos del supermercado suelen estar compuestos por combinaciones de diferentes ingredientes.

Para evaluar mejor el impacto medioambiental de estos productos, un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Oxford desarrolló un algoritmo para estimar el impacto total de más de 57.000 productos de alimentación y bebidas disponibles en los puntos de venta del Reino Unido e Irlanda. Los autores cuantificaron el impacto de los alimentos en las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso del suelo y el consumo de agua, por ejemplo.

A partir de ahí, calcularon una única puntuación compuesta de impacto ambiental por cada 100 gramos de cada producto, que va de 0 (sin impacto) a 100 (mayor impacto). "Por primera vez, disponemos de un método transparente y comparable para evaluar la huella ambiental de los alimentos procesados con múltiples ingredientes", resume el coautor Peter Scarborough. "Este tipo de alimentos constituyen la mayor parte de nuestras compras en el supermercado, pero hasta ahora no había forma de comparar directamente su impacto medioambiental".

Los productos elaborados con carne de vacuno seca, como el biltong o la cecina, obtuvieron la mejor puntuación en el estudio; estos productos de cecina pueden encontrarse como aperitivos en un número cada vez mayor de supermercados de este país. Por regla general, los productos a base de carne, pescado y queso tenían un valor bastante más alto, mientras que muchos postres y productos de panadería se situaban en la gama media y los productos a base de frutas, verduras, azúcar y harina, como las sopas, las ensaladas, el pan y muchos cereales para el desayuno, se situaban en el extremo inferior de la escala.

El estudio también comparó el impacto medioambiental de la carne y de las alternativas cárnicas, incluidas las salchichas o hamburguesas de origen vegetal. Se comprobó que muchos de los productos alternativos tenían entre una quinta y menos de una décima parte del impacto medioambiental de sus equivalentes a base de carne.

"En general, los resultados británicos coinciden con lo que hemos encontrado para los hábitos alimentarios actuales en Alemania", comenta Rolf Sommer, responsable de agricultura y uso del suelo de WWF Alemania, en una evaluación independiente. "Dependemos de los servicios del ecosistema de una naturaleza intacta en muchos sentidos", continúa Sommer. "Nuestros patrones dietéticos, por tanto, ponen en peligro nuestra propia seguridad alimentaria". El experto en agricultura resume: "Más frutas, verduras, legumbres y frutos secos y menos productos animales a cambio, esa es una buena fórmula para el medio ambiente y nuestra propia salud".

Esta recomendación no solo encaja con las directrices globales de la Dieta Planetaria presentada por la Comisión Eat-Lancet en 2019, que establece objetivos para una dieta equilibrada y respetuosa con el medio ambiente. También señalan otra conclusión del reciente estudio. Sus autores observaron que los alimentos más sostenibles también suelen ser más nutritivos.

El análisis también mostró grandes diferencias dentro de una misma categoría de productos. Dependiendo de los ingredientes y la composición, diferentes salsas de pesto, por ejemplo, podrían tener impactos ambientales y valores nutricionales significativamente diferentes; los investigadores hicieron comparaciones similares para galletas, lasaña y salchichas.

Para los autores, esto significa que incluso los consumidores para los que un cambio dietético importante no es posible o no es lo suficientemente atractivo podrían contribuir a reducir el impacto medioambiental y a su propia salud eligiendo determinados alimentos debidamente etiquetados.

En general, los investigadores esperan que el método que han desarrollado constituya un primer paso para que los consumidores, los minoristas y los responsables políticos puedan tomar decisiones informadas sobre el impacto medioambiental de los alimentos y las bebidas./fm/DP/zb (dpa)

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Alemán se puede encontrar aquí.

dpa Deutsche Presseagentur GmbH

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • nutrición
  • alimentos
  • carne
  • nueces